Equilibrio personal…energía Paleo

¡CORRE! Paleo te lleva de la mano
septiembre 17, 2015
Quiero ser fuerte y ancho…y yo quiero ser alto y delgado, pero… ¿ nací para ello?
diciembre 7, 2015

No sabía cuánto tiempo había pasado desde que no hacía sprints…y a la vez recordé el placer que supone.

Ayer fue un día duro: después de más de 10 horas de ordenador -aunque gran parte de ellas las pasé de pie gracias a no tener silla- apenas tenía ganas de entrenar, apenas fuerzas; pero sentía la necesidad de ordenar mi día con un final activo. Rondé la ducha pero en el último momento me puse un pantalón corto y troté a la playa, muy cerca de la terraza de mi casa.

Me di cuenta de lo que necesitaba…de lo que me apetecía. Algo corto, muy intenso, pero sin acidez, con descansos largos: sprints. Breve calentamiento de algunos largos de la playa progresivos…y comencé. Por supuesto descalzo, cerca de la orilla. Iba reuniendo elementos de la naturaleza, iba conectándome a ella. Sin duda alguna, el “Earthing” funciona.

El sol nos da calor y vitamina D, pero la tierra bajo los pies nos da comida y agua, una superficie para caminar, reptar, tirarte y levantarte; podemos jugar y extraer una energía que es eterna. Los devotos del “Earthing” hablan de la vitamina G (ground). Para mi significa claramente la diferencia entre sentirme bien y no tan bien; entre tener poca o mucha energía; entre dormir bien o no tan bien.

No se puede absorber la energía de la tierra si no contactas con ella de manera directa y sin protección; no se puede obtener la energía del sol con camisa puesta; tampoco la que proviene del suelo con zapatos; ni la del mar en una piscina; no se puede obtener la energía de los árboles sin subirte a ellos; no se puede vivir feliz y sano sin tocar la naturaleza.

Esa sensación única y especial, que algunas personas llegan a  sentir como un calentamiento y hormigueo, la encontré ayer en 15 minutos de entrenamiento. Por eso ayer me sentí vivo una vez más. Ayer me sentí humano.

 El Earthing va mucho más allá de la simple conexión con la madre naturaleza. Ordena procesos fisiológicos de nuestro sistema psico-endocrino que nacen muy arriba, en nuestros centros de control, pero que se dirigen desde la piel de nuestros pies y nuestras manos, y calman fuegos creados en nuestros más profundos estratos. El Earthing ofrece mucho más. No encontrarás equilibrio estando aislado de la tierra.

Existen múltiples estudios que relacionan la conexión durante el sueño con la tierra a través de un dispositivo, con numerosos cambios fisiológicos a nivel de la concentración de fosfato de calcio, justo en la línea de descalcificación opuesta a la que se produce en las situaciones de antigravedad . Además, estimulan la  disminución de la glucosa en sangre en pacientes diabéticos y de las curvas de cortisol durante 24 horas, incluso está relacionado con la disminución de factores de riesgo en patología cardiovascular como la viscosidad sanguínea.

¿Se puede extrapolar esta intervención de contactar nuestros electrones con el suelo de la tierra durante el sueño con la simple acción de caminar descalzos por la arena de la playa, bañarte o salpicarte por el agua del mar mientras observas el sol o la luna? Está claro que en un nivel mínimo de evidencia científica no, pero en el del sentido común es obvio que si.

Cuando hube interiorizado que mi sesión de entrenamiento paleo descalzo y sin camisa iba a reconectar mis electrones con la naturaleza, pensé en la razón de la ausencia de este tipo concreto de sesiones de súper corta intensidad, en los últimos meses. No tardé en encontrar la causa: en el método de entrenamiento que practico existen 80 sesiones distintas repartidas en 8 familias de ejercicios:

  • intervalos sin pausa mixtos y puros
  • intervalos con pausa
  • metabólicos mixtos y puros
  • carreras funcionales
  • fuerza y regenerativos

Eso significa que puedo estar, con los descansos pertinentes, alrededor de 3 meses sin repetir una sola sesión de entrenamiento, lo que se conoce como “variabilidad en contra de la adaptación” y se siente como una “zona de no confort constante” en tu relación con el entrenamiento y el movimiento.

Existen multitud de estudios que, en diferentes campos del entrenamiento como la velocidad y la fuerza, aplican protocolos de alta variabilidad y los resultados indican con cierta evidencia que la variedad de sesiones incrementa el nivel de resultados. No existen trabajos realizados en la línea que propone el “Método Paleotraining©”; en él, a la variedad de estímulos, se añaden entrenamientos de fuerza, resistencia aeróbica, potencia aeróbica y anaeróbica, velocidad…todos ellos puros de la función de desplazamiento y en ocasiones acompañados de la práctica de ejercicios. No existe. Pero los habrá y mientras tanto me conformo con los resultados que veo cada día en mi y en todos los #paleos que lo practican, así como de nuevo en el sentido común.

Calculé que 10 sprints de 7” “all out” con 60” de descanso, serían una buena carga de SIT (Sprint Interval Training). Además de las evidencias que este tipo de sesiones ofrecen en diferentes mejoras de valores aeróbicos y anaeróbicos enzimas oxidativas y glucolíticas, la máxima velocidad mejora la necesidad de una técnica eficiente y libera adrenalina y cortisol, con lo que además regula nuestro nivel de estrés a través de este estímulo tan coherente como la huida.

60 metros de playa, trote hasta un extremo, y ¡comienza la sesión!

Ahora sígueme: arrancas desde cero. Dos o tres pasos con la cabeza un poco agachada…aceleras. Dos o tres pasos más…Levantas la cabeza, visualizas el final; y ahora…¡¡¡vamos!!!…acelera…acelera…acelera a la máxima velocidad y con la mirada al frente. Los pies vuelan, el suelo quema. Pon los ojos en la línea donde vas a empezar a decelerar y no los quites: uno…dos…tres…a tope. Cuatro…siente la postura erguida…bracea con fuerza. Cinco…seis… siete….ya! No frenes, solo déjate ir…vete parando sin frenar bruscamente…hasta llegar a cero…como si hubieras apagado el motor…. Gira…coge aire…suelta los brazos…y vuelve trotando suavemente, casi caminando hasta el punto de giro… Arranca…acelera…¡¡¡vamos!!! Al máximo…y así diez veces. Total de la sesión: 15´.

Ayer me sentí vivo una vez más. Ayer me sentí humano.

2 Comments

  1. Amaia dice:

    Un gusto la lectura , casi puede sentirse conforme vas avanzando línea tras línea…..
    By paleo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 4 =