La vida saludable…¿se aprende?

Detalles que marcan la diferencia en Paleo
agosto 31, 2015
Come sensato…come Paleo
septiembre 11, 2015

A beautiful asian woman doing push up at a beach

 

Es posible que hacer un listado de todo aquello que hacemos mal cada día en relación a nuestra salud resulte fácil. Si somos conocedores de lo que realmente es perjudicial y lo que no, basta con un ejercicio de reflexión honesto y sensato. Lo realmente complicado es poner solución aportando constancia, especialmente si los puntos débiles son el ejercicio y la alimentación.

Todos sabemos que en general la gente se mueve poco; o poco y mal. Crecemos jugando y el juego consiste en ejercicio básicamente: saltar, correr, nadar…Y nos alimentamos de aquello que más nos conviene en esa edad: primero la leche materna y más tarde mucha fruta y verdura. Pero llega un momento en el que hay que prescindir del primero: la leche no es necesaria para la correcta alimentación de un adulto. Y esto es precisamente lo que debemos saber desde muy jóvenes, como parte de un proceso de aprendizaje de fundamental para nuestra salud.

En la siguiente gráfica observamos el ritmo de crecimiento correcto de los adipocitos o células grasas en un niño sano, según el estudio “Growth rate of human adipocytes in culture”  de Festus O. Adebonojo. Y aparecen intactas los diez primeros años. A día de hoy esto no es así: sus niveles aumentan desde los tres o cuatro años y empiezan los problemas.

CapturaEl hábito de comer bien es similar al de hacer ejercicio: nos costará más cuanto más tardemos en adquirirlo. Pero nunca es demasiado tarde. Y no es necesario imponer normas; solo prescindiendo de lo que nos hace daño habremos dado ya un gran paso.

Nuestros ancestros ya comían frutas y verduras desde hace 6 y 7 millones de años: hemos tenido tiempo para adaptarnos a los compuestos de esas plantas. Sin embargo, en 10.000 años no ha habido tiempo para que nuestro cuerpo se adapte a los cereales. Los compuestos tóxicos de estos alimentos no han permitido esa adaptación.

Para que un hábito cale en nosotros es necesario hacerlo atractivo; que nos aporte bienestar a pesar de la repetición. De lo contrario jamás conseguiremos adoptarlo. Pero es importante saber que no siempre podemos hacerlo solos. Cambiar de costumbres precisa, en muchas ocasiones, de alguien que nos lleve de la mano. Y eso es lo que hacemos en las #salaspaleo.

Paleotraining es un arma poderosa para recuperar la salud; sin extremos. Simplemente aprendiendo a movernos y a comer. Paleo genera soluciones y de hecho nace como un modelo de recuperación. Uno de los grandes efectos de la práctica de Paleotraining es la rápida normalización del peso; y junto a esto, la recuperación de la vitalidad.

Hoy, tras años de experiencia,  sabemos que la clave está en la macroalimentación: qué comemos y qué no comemos. En cuanto prescindimos de aquello que no debemos comer, ganamos en salud. No es necesario medir las cantidades. Así de sencillo. Por tanto lo que hay que cambiar es “el qué no comemos”.  La calidad del alimento es lo más importante; así pues no debemos comer gluten, granos, comida procesada ni exceso de azúcar.

Lo que hacemos en las #salaspaleo es estudiar el modelo de nutrición; a partir de ahí determinamos qué alimentos hay que retirar (altas cargas de lácteos; gluten) o no. Hacer pequeñas correcciones hace que no se pierda la sonrisa y de esta manera evitamos perder la motivación hacia una dieta correcta. Con el movimiento ocurre lo mismo: movernos no debe ser una necesidad, sino un hábito

Por tanto lo más importante para llegar a una importante transformación de nuestras costumbres, es hacer pequeños cambios graduales. Esta es la manera de abrir el camino y poco a poco se mejora el modelo nutricional por uno mismo, sin necesidad de que nos impongan nada.

Comer bien nos aporta nuevos objetivos; más motivación por seguir haciéndolo bien. Y ser conscientes de que casi sin querer, solo a través del seguimiento de unas pocas pautas sencillas se llega al autoconvencimiento. El hábito está conseguido. #BeHuman #BePaleo

 

 

2 Comments

  1. veli dice:

    Llebo 9 meses en paleo…llebando dieta y entrenamiento…me adapte muy bien …soy bastante adaptable a dietas y deporte…y estas dos salidas las veos razonables por el simple hecho de que la dieta es sana y el deporte en general es bueno aunque muchas inconvenientes que me pone mucha gente fuera de este mundo …lo recomiendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =