Los colores también se comen

El Método Paleo: los 7 pilares para salvar tu vida
julio 30, 2015
Azúcar ¿el veneno del siglo XXI?
agosto 13, 2015

Mixed vegetable salad

Una de las grandes ventajas del Paleotraining son los cambios que se producen en el nivel de energía a través de su práctica. Es una cuestión lógica: nosotros quemamos energía con el movimiento y al mismo tiempo activamos los sistemas metabólicos que nos generan energía en el resto del día.

Empecemos por el principio: los alimentos que ingerimos son los que nos aportan esa energía necesaria para llevar a cabo nuestro nivel de actividad diario. Pero, ¿sabemos comer?; ¿comemos lo que de verdad necesita nuestro cuerpo?

Si hacemos caso de las estadísticas, el 67% de la población en España tiene sobrepeso; una cifra que debería hacernos pensar con seriedad en nuestros hábitos alimenticios y de movimiento. Es evidente que cuando nos movemos lo necesario, conseguimos optimizar nuestras rutas metabólicas y no necesitamos depender de sustancias excitantes -como el café o el azúcar- para tener un nivel de energía óptimo y vital, ya que los propios alimentos cubren estas necesidades.

Y entre estos alimentos destacan por encima de todos las frutas y verduras. Según la OMS, “las frutas y verduras son componentes esenciales de una dieta saludable y un consumo diario suficiente podría contribuir a la prevención de enfermedades importantes, como las cardiovasculares y algunos cánceres. En general se calcula que cada año podrían salvarse 1,7 millones de vidas si se aumentara lo suficiente el consumo de frutas y verduras”. Asimismo un informe de este organismo junto con la FAO publicado recientemente, recomienda como objetivo poblacional “la ingesta de un mínimo de 400 g diarios de frutas y verduras (excluidas las patatas y otros tubérculos feculentos)”. Y añade que “las dietas malsanas y la inactividad física son dos de los principales factores de riesgo de hipertensión, hiperglucemia, hiperlipidemia, sobrepeso u obesidad y de las principales enfermedades crónicas, como las cardiovasculares, el cáncer o la diabetes”.

A pesar de estas advertencias en nuestra sociedad tendemos a comer de manera inadecuada. Además de tener asimilado otro concepto erróneo: el de tener la nevera llena hasta reventar: este es uno de los estímulos visuales que va en contra del movimiento. Yo creo más en la compra diaria o como mucho para dos días. Visualizar mucha comida genera falta de motivación al movimiento. Y si unimos ambas cosas, el resultado es el aumento de peso y lo peor: la falta de salud.

Los mejores diuréticos, depurativos o tonificantes se encuentran en las verduras y en las frutas. Asimismo a través de ellos conseguimos combatir la anemia o nivelar los niveles de estrógenos. Elementos como el potasio, calcio, sodio, manganeso llegan directamente a través de su ingesta diaria. ¿Hacen falta más razones para poner color en nuestra dieta?

La ecuación es sencilla: si te mueves y comes mejor, generas un déficit calórico, por lo que al final se produce una normalización del peso, que es uno de los efectos más inmediatos de la práctica del Paleotraining. #BePaleo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 3 =