Muévete a diario y gana en sonrisa

Correr sí…pero bien
julio 16, 2015
El Método Paleo: los 7 pilares para salvar tu vida
julio 30, 2015
Jordi Toiran Fotografía

Jordi Toiran Fotografía

Quien dijo aquello de que “correr es decirle a mi cuerpo que lo quiero”, sabía bien de lo que hablaba. Y obviamente se movía.

Sin embargo, el ritmo de vida que nos hemos impuesto en los últimos tiempos implica, casi siempre todo lo contrario: sedentarismo. Largas horas sentados en la silla de una oficina, delante de la pantalla de un ordenador, tras bajarnos del asiento de un autobús o del coche, en el que hemos permanecido más de una hora en el peor de los casos; asiento al que regresaremos al finalizar la jornada…; todos y cada uno de estos gestos llevan el sello del malestar, de la falta de salud y en última instancia, de la infelicidad.

De hecho, hoy en día existe lo que se conoce como “síndrome de muerte por sedentarismo” y que aglutina a todas aquellas patologías que están relacionadas con el nivel de sedentarismo que estamos sufriendo: obesidad, diabetes… Nuestra actividad física no es comparable a la que ejercieron nuestros padres, ni mucho menos a la de nuestros abuelos.

El ser humano no está diseñado para permanecer inmóvil; nuestros brazos y piernas requieren de una actividad que no siempre les damos, haciendo que nuestros músculos se atrofien. Si analizamos nuestra evolución podemos ver la decadencia a la que hemos llegado en materia de agilidad física. No podemos olvidar que los patrones motrices del hombre prehistórico siguen anclados en nuestros genes de manera muy definida. ¿Qué implica esto? Que actividades básicas como cargar, saltar, trepar…no han desaparecido de nuestra memoria genética; sin embargo las obviamos, creyendo que son ajenas a la evolución de la propia sociedad. Nada más lejos de la realidad.

El ser humano no está diseñado para sonreír desde una silla, si no se mueve no se siente humano, no se siente vivo, no se siente feliz, no sonríe y por ello busca esa felicidad perdida a través de otros estímulos: come compulsivamente, bebe alcohol, fuma, se droga. Esta felicidad pasajera, deja un vacío que te debilita, te desorienta, y te desubica en el mundo, te pierde, te aleja de ti mismo, hasta el punto de hacerte enfadar contigo, con el prójimo… con el mundo. ¿Te suena?

Por otro lado nos situamos en la dicotomía de tener que movernos y no tener realmente un porqué, pues no nos falta ni agua, ni comida, ni seguridad, ni cobijo. La innecesidad nos rodea y con ello, la falta de movimiento. Por eso es necesario buscar la manera de mantenernos activos. En este sentido el método Paleotraining ayuda a  recuperar el uso de las funciones físicas básicas del ser humano y en poco tiempo,  recupera el estado óptimo de salud que todos deberíamos tener, aunando el bienestar físico y mental y devolviéndonos un estado de tranquilidad genética, que también se ha perdido. Sentirlo te hace feliz,  te hace sonreír.

2 Comments

  1. Diego Z dice:

    La felicidad es algo que siempre buscamos y cuando nos olvidamos de buscarla es que realmente somos felices.
    PALEO FOR HAPPINESS!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 2 =