Quiero ser fuerte y ancho…y yo quiero ser alto y delgado, pero… ¿ nací para ello?

Equilibrio personal…energía Paleo
septiembre 24, 2015
Ese confort que nos mata lentamente
diciembre 25, 2015

Nos venden ideales físicos de belleza que con frecuencia distorsionan nuestras verdaderas expectativas sobre los seres humanos y lo que es más dañino, sobre nosotros mismos. Con repetición a veces insaciable acometemos proyectos de cambio , con la intención de modificar nuestro físico. “ Vengo a perder peso” me dicen en la consulta.

La pregunta inteligente en ese momento sería:

-“¿Para qué?” 

-“Por salud” ,contestas en primera instancia.

Replico:

-“No en serio…¿para qué?” . Les inquiero con insistencia…”¿Para estar más guapo? ¿Para ligar más? ¿Para parecerte a alguien?

Muchas veces , admiramos una foto en una revista, en una web , que nos empuja: “ Yo quiero estar así, me voy a poner a dieta y a entrenar para estar justo como él…como ella.”

En esas muchas veces una imagen deseada marca nuestro objetivo, y no tenemos en cuenta quiénes somos, qué herencia genética adquirimos, y cuál ha sido nuestro relación con el entorno hasta el día de hoy, es decir, cuál es mi genotipo o herencia y cuál es mi fenotipo o resultado final de mi herencia causado por el entorno .

O en conjunto, ¿ Cuál es  mi “Biótipo o Somatotipo”?

Antes de explicarlo, un poco de historia de la Cineantropometría para situarnos:

Para muchos de los autores que estudiaban la Cineantropometría , y en concreto para Sheldon y cols., el biótipo venia dotado y dependía esencialmente ,de la carga genética( estudio) no siendo modificado a lo largo de la vida del individuo. Su teoría sentó las bases de la cineantropometría, pero erraba en su aseveración. Poco a poco y con la ayuda de técnicas complementarias , se fue integrando que el entorno podía modificar en parte lo heredado, y se expresó de mejor forma la realidad humana .

El concepto actual de biotipo, viene elaborado por Heath y Carter en 1975, y definen el somatotipo como “ la descripción numérica de la configuración morfológica presente y actual de un individuo, en el momento de ser estudiado”, y le otorgan más importancia al fenotipo, sobre todo a los siguientes factores:

-la edad.

-el sexo

-el crecimiento y desarrollo.

-la actividad física(entrenamiento).

-la alimentación.

-los factores medioambientales

-el medio socio-cultural.

-las etnias.

Con todos estos factores elaboraron una serie de fórmulas , las cuales puntúan y representan el somatotipo de una persona en una somatocarta.

Ya en la época griega , 400 años A.C, Hipócrates se situaría como el primer investigador en esta materia. Presentó la primera clasificación biotipológica, estableciendo una diferencia entre dos tipos distintos de seres humanos: el ser humano atlético y el psíquico y clasificaba a los  individuos de varias maneras:

  1. Tísicos o delgados, que eran los que tenían un mayor desarrollo en el eje longitudinal y, normalmente, tenían una personalidad introvertida.
  2. Apopléticos o musculosos, que tenían un mayor desarrollo en el eje transversal y poseían un a personalidad más extrovertida.

Además , de otra forma , definía la salud como el equilibrio de los 4 humores o temperamentos(eucrasis), y la enfermedad , como el desequilibrio de los mismos(discrasis) . Se definían 4 formas de estructura para las personas que se originan desde los antiguos 4 elementos del mundo: Tierra, fuego, el aire y el mar, que se manifestaban en función de la mayor o menor presencia de uno de los 4 líquidos corporales:

  1. La sangre: el sanguíneo de bruscas oscilaciones
  2. La linfa o flema: el flemático o perezoso
  3. La bilis: el colérico
  4. La atrabilis: el melancólico.

somatotipo humeral paleo

Otra forma de clasificación McAuliffe desarrolla una concepción constitucional basada en los  sistemas anatómicos, que se encuentran en relación continua con el ambiente externo:

  1. Respiratorio: tronco pequeño, hombros anchos , tórax desarrollado, cara romboidal.
  2. Muscular: desarrollo de los miembros, tronco rectangular, tórax, abdomen proporcionado, cara rectangular y proporcionada, barb
    a abundante y cuerpo velloso
  3. Digestivo: es abdomen y mandíbula.Cuello corto y graso y hombros caídos.
  4. Cerebral:gran capacidad cerebral, frente abombada, orejas y ojos grandes, cara lampiña, boca y labios pequeños y delgado.

somatotipo paleo

De esta forma se inició un histórico de decenas de clasificaciones, en dos , tres y hasta cuatro biotipos, hasta la llegada del “Método fotoscópico de Sheldon” y más tarde el fotográfico desarrollado en la época de los 50. En el se hablaba de 3 somatotipos: Endomorfia, Mesomorfia y Ectomorfia, que hacían referencia a la prevalencia de la grasa, el músculo y la linealidad ósea. En concreto definió 3 individuos en función de sus orígenes embrionarios:

  1. ENDODERMO: Origina estructuras como el tubo digestivo, el aparato respiratorio, la vejiga urinaria, gran parte de la uretra, la próstata, la trompa auditiva y la cavidad timpánica. Genera al individuo ENDOMORFO: el sujeto tendría un predominio del sistema vegetativo y tendencia a la obesidad. Tienen un bajo peso específico, y son flácidos y con formas redondeadas.
  1. MESODERMO: Origina el esqueleto, el techo de la faringe, el sistema urogenital, el corazón, el pericardio y la musculatura, tanto lisa como estriada, excepto el músculo del iris. Genera al individuo MESOMORFO: pertenecerían a esta clasificación los sujetos con un predominio de los huesos, los músculos y el tejido conjuntivo. Tendrán un mayor peso específico que los endomorfos.
  2. ECTODERMO: Origina el sistema nervioso central, la piel, las faneras (órganos sexuales), la retina y los músculos del iris. Genera al individuo ECTOMORFO: con un predominio de las medidas longitudinales sobre las transversales, por lo que tendrán una gran superficie con relación a su masa corporal.

Sin embargo, pueden manifestarte físicamente sólo un somatotipo o varios al mismo tiempo. El autor de dicha teoría describió más de 200 grados y combinaciones de somatotipos. La contextura de cada persona era codificada con 3 cifras (en el orden endo, meso y ectomorfo). Las primeras investigaciones del científico demostraron que no existen somatotipos “puros” y que las combinaciones más comunes son “4-4-3”, “3-3-4” y “3-5-2”(estudio)

El detalle de todo su prospección y trabajo se expresan en unas de las joya de la antropometría,   el “Atlas del Hombre “ de Sheldom:

atlas somatotipo

Es curioso como posteriores revisiones  desde el mundo de la psicología, otorgaron a Sheldon el origen de los estereotipos de la sociedad occidental: los esbeltos eran considerados más aristocráticos y elegantes, los gordos eran clasificados como inteligentes y educados, mientras que los “musculosos” eran considerados como poco intelectuales.

Pero el estudio del somatotipo de Sheldon llega a nuestros días gracias a su trabajo detallado que mas tarde Heath y Carter en 1975, en su método modifican y establecen la definitiva somatocarta , y usan como esquema el triángulo de Reuleaux del siglo anterior.

Las cifras de cada componente tiene unos valores extremos de 1 a 14 para la endomorfia, de 1 al 10 para la mesomorfia y de 0,5 a 9 para la ectomorfia.

Para obtener los números de un individuo necesitamos recopilar los siguientes datos:

  • Estatura
  • Masa corporal
  • Circunferencia del brazo contraído
  • Circunferencia de la pierna
  • Diámetro óseo bi-epicondiliano y bi-condiliano
  • Pliegue subescapular, tricipital, supraespinal, cuadricipital.

Aplicando las formulas del método de Heath y Carter podemos conseguir el somatotipo de cualquier persona y conocer asi su tendencia corporal. La Endomorfia refiere el contenido graso (adiposidad), la Mesomorfia incluye el desarrollo relativo del sistema osteomuscular, mientras la Ectomorfia indica la tendencia longilínea del sujeto. Todas las personas tiene los tres componentes, sólo que distribuidos en diferentes proporciones, las cuales se pueden ilustrar en la somatocarta, sin embargo es importante considerar los valores de forma individual, así por ejemplo un sujeto (A) que presente los valores (2,17-4,25-2,21) es sin dudas mesomorfo balanceado; pero presenta menor desarrollo músculo esquelético (mesomorfia) que otro (B) con los valores (2,23-6,54-2,46).

Conocer esto no debele aliviar a no no luchar demasiado contra nuestra genética. Es decir , explicarnos por que tu amigo el “flaco” como todo lo que quiere y no engorda y por qué tu otro amigo “Hulk” entrena la mitad que tú, y con facilidad adquiere 2 o 3 kilos de músculo.

Podemos dar un paso a un lado, pero no dos, si nacimos con un perfil endomórfico, no pretendas ser delgado esquelético, podrás estar en tu peso si te alimentas como es debido y te mueves como nuestros genes aprendieron a moverse, pero no conseguirás el físico de la chica de la pasarela que tanto te animó a empezar a comer bien y a entrenar. Acéptate como eres, entrena y come bien para desarrollar la mejor versión de ti mismo, tu “yo” puro , y aléjate de estereotipos físicos ,que en la mayoría de los casos no son reales. Aliméntate y muévete por lograr la salud que te proyecte a una vida duradera y sana, y deja a un lado la báscula y el adipómetro mas allá de lo que tu genética te propuso.

Luchar por un presente mejor , sí , pero no por un futuro imposible. Además la única lucha ganada que te garantizas con un estilo de vida humano y sano, es el de la salud. La lucha contra el espejo , es sin duda una lucha sin sentido, no roba más que nos quita, “nos intoxica el alma hasta que corrompe el cuerpo”.

#bepaleomyfriend

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nueve + 14 =